Guía para proteger sus dispositivos electrónicos del calor este verano

Altas temperaturas dañan la baterías, discos duros, pantallas y otros componentes.

por Axel Christiansen Z.

 

Tal como la piel, la exposición prolongada de los dispositivos electrónicos a altas temperaturas puede -en el largo plazo- causar daños irreparables en sus equipos. El problema es que, a diferencia de los humanos, no existen protectores solares, por lo que es importante seguir una serie de recomendaciones para evitar que el alza de temperatura dañe sus gadgets.

Batería

Las baterías están presentes en prácticamente todos los dispositivos tecnológicos, desde celulares hasta computadores portátiles y consolas de videojuegos.

En la actualidad, la mayoría son de litio, llamadas Li-ion, mucho más estables que las de anteriores generaciones.

Sin embargo, siguen teniendo un gran enemigo: el calor. Esto, porque las baterías son un sistema de reacciones químicas que, por lo mismo, son altamente susceptibles al calor.

Gerardo Kri, experto de la compañía de procesadores AMD, explica a La Tercera que hay una relación directa entre calor y la reducción de la vida útil de la batería.

Su composición química hace que sus componentes plásticos se hinchen y deformen. “Cuando una batería se carga, la reacción química libera calor y ésta se calienta. Si a esto le agregamos una alta temperatura ambiente, corremos un gran riesgo de que incluso se pierda por completo”, dice Kri.

Por ello, se recomienda cargar el celular en un lugar donde no haya calor, o hacerlo de noche. Y en el caso de los notebooks, se sugiere usarlos desenchufados durante el día y nunca dejarlos dentro de un auto durante el verano.

Es que el calor no sólo puede dañar de forma irreparable una batería, sino que reducir su vida útil, añade el experto.

Pantallas

Otro componente con el que hay que tener cuidado es con las pantallas, presentes en diferentes dispositivos. En particular, con las pantallas LCD y de plasma, que son las que más sufren con la luz solar y con el calor.

“Las pantallas LCD tienen líquido en su interior y con el calor este líquido se expande y se pone más oscuro, afectando la visibilidad del usuario”, explica el experto.

Por lo general, las pantallas tienen un rango de tolerancia al calor que está escrito en el manual. En promedio, es entre los 15 y los 40 grados Celsius.

Si bien el calor puede hacer aparecer manchas en la pantalla -de su TV, tableta o celular-, éstas pueden desaparecer si la pantalla se vuelve a poner en una zona más fresca o fría. Pero si se abusa demasiado de este formato, el líquido puede ceder y la pantalla finalmente descomponerse. Esto no ocurre con los monitores led o Amoled, dado que en estos casos la luz no viene de un líquido, sino de pequeñas ampolletas.

Computadores

En el caso de los computadores, hay varios factores para tomar en cuenta. En primer lugar, el sistema de ventilación de estos equipos utiliza el aire del ambiente para enfriarse. Cuando hay calor en el ambiente, la ventilación se hace más compleja y el calor comienza a colarse en el equipo. Los que más sufren con esta filtración son los discos duros, que pueden reducir su vida útil en dos años si funcionan con altas temperaturas. Esto sucede por calor acumulado: usar muchas horas el PC, sin ventilación y en horario de alto calor, lo que puede generar temperaturas sobre 60°C para el equipo fácilmente.

Los notebooks que tienen chasis metálico, como el aluminio, son más eficientes para disipar el calor.

Las memorias de los PC, especialmente los discos duros, también sufren con el calor, ya que tienen partes móviles que pueden deformarse con altas temperaturas. Los daños pueden significar imposibilidad de leerlas, teniendo que recurrir a servicios de rescate de datos. “En general, los equipos no tienen mecanismos de resguardo, por lo que siguen funcionando, a pesar de la temperatura”, explica Kri.

Cámaras y memorias flash

Las memorias flash, como pendrives y tarjetas de memoria, están diseñadas para soportar mucho más las temperaturas que otros equipos. Esto, porque están hechas con microprocesadores en lugar de tener partes móviles como los discos duros o los antiguos discos magnéticos. Lo que sí puede pasar es que el plástico que las envuelve se deforme, sobre todo cuando hablamos de tarjetas de memoria, lo que podría hacer que éstas no puedan volver a entrar o salir de un equipo.

Con las cámaras fotográficas también hay que tener cuidado, ya que cuando se colocan en modo de grabación, las tarjetas se calientan más, lo que aumenta la temperatura de los equipos. Eso sí, la mayoría de los modelos nuevos deja de funcionar automáticamente cuando detecta exceso de calor.

 

http://diario.latercera.com/2013/11/08/01/contenido/tendencias/16-150305-9-guia-para-proteger-sus-dispositivos-electronicos-del-calor-este-verano.shtml

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s