Centros de innovación: la apuesta de Chile para lograr el desarrollo

Comenzaron a instalarse en el país a principios de 2011

Están a la vanguardia de la investigación y de la tecnología a nivel mundial. Cómo reducir la cantidad de alimentos frescos que se desperdician cada día; qué forma tiene que tener un tren de alta velocidad o una pelota de fútbol “inteligente”, o cómo usar menos agua en la minería, son parte de su expertise . Se trata de los centros Inria (francés), Fraunhofer (alemán), Csiro (australiano) y Wageningen UR (holandés), todos de renombre mundial, y desde hace poco con sede en Chile.

En el objetivo de convertir a Chile en el polo de la innovación en América Latina, Corfo hizo un llamado para que diversos centros de excelencia se instalaran en nuestro país, para desarrollar nuevos proyectos y tecnologías en sectores específicos, como minería, alimentación, computación y biotecnología. Estos cuatro fueron los primeros seleccionados, y sus representantes, junto a autoridades de la Corfo, se reunieron en “El Mercurio”, donde contaron cómo ha sido su experiencia en Chile.

Wageningen UR: Expertos en la industria alimentaria

Con su tamaño -un poco más de dos veces la superficie de la Región Metropolitana- es difícil pensar que Holanda es uno de los líderes en exportación de productos agrícolas. Sin embargo, el valor de sus exportaciones de este rubro en 2011 fue de 72.800 millones de euros (más de US$ 91.400 millones), con lo que Holanda sigue siendo el segundo mayor exportador de productos alimenticios en el mundo.

Por esto mismo no extraña que la Universidad y Centro de Investigación Wageningen UR destaque como una de las instituciones más importantes en el campo de la agricultura.

Según Marian Geluk, directora de Wageningen UR Chile, la clave está en la comunicación que se genera entre los centros de investigación y las empresas de la industria. “Es muy importante para un país tener compañías que tratan de hacer innovaciones basadas en avances técnicos”, comenta.

Geluk cuenta que están trabajando en el sector de frutas y las verduras y en los mariscos, y agrega que ya hay varias firmas comprometidas en poner en práctica los resultados de sus proyectos.

Respecto al tema de la innovación, Geluk comenta: “Si Chile realmente quiere ser el núcleo de innovación de América Latina, creo que es muy importante tener una industria de ingredientes”.

Csiro, el cerebro detrás del wifi y los billetes de polímero

Está ranqueado entre los mejores del mundo en 14 campos de investigación, entre ellos agua, energía, minería, clima, océanos y medio ambiente. Es socio de General Electric, Boeing y la Nasa. Es la organización con el mayor número de patentes de Australia. Esas son algunas de las credenciales de la Organización de la Investigación Científica e Industrial de Australia (Csiro, por sus siglas en inglés).

Entre las tecnologías que se han desarrollado en sus instalaciones están el wifi y el diseño de los billetes que actualmente circulan en el país.

Según Neal Wai Poi, director de Csiro Chile, la razón para instalarse en nuestro país fue simple: Chile es uno de los principales países mineros. “Chile y Australia comparten muchos desafíos, como la extensión del territorio, el clima seco, los temas de agua y energía”, dice.

El experto detalla que al llegar a Chile el centro abrió 37 cupos y que les llegaron 95 postulaciones. En total, unas 100 personas trabajarán en Csiro.

El centro trabajará conjuntamente con los principales actores del sector: Anglo American, Antofagasta Minerals, BHP, Codelco y Xtrata.

Inria: desde el tren más rápido del mundo a la seguridad en las tarjetas de crédito

A comienzos de los 80, Francia estrenó el tren más rápido del mundo: el conocido TGV, que para su óptimo funcionamiento necesitaba que la “punta” tuviera una determinada forma para tener mejor resistencia contra el viento. Precisamente fue en el centro francés Inria -dedicado a la investigación en ciencias de la computación, automatización y matemáticas aplicadas- donde se diseñaron los modelos computacionales para hacer la simulación aerodinámica de dicho tren.

Inria, que también inventó los algoritmos de seguridad que se usan en las tarjetas de crédito, además de estar en Chile, cuenta con ocho centros en Francia y colaboraciones en más de diez países, y ha creado 105 spin-offs de empresas tecnológicas.

José Miguel Piquer, gerente científico de Inria Chile, señala que aunque todavía no tienen contrato con empresas, han generado una gran cantidad de contactos entre privados y el centro. Para Piquer los centros son un intermediario entre las empresas y las universidades. “Simplemente hacer una relación directa entre universidad y empresa no va a resultar. Por lo menos no a mediano plazo, quizás en 20 años más. Da la sensación de que hay una confianza que desde la universidad no se puede obtener”.

Piquer explica que los privados esperan que los centros de excelencia entreguen servicios y productos que tengan impacto en la actividad económica, a diferencia de las universidades, las que, a su juicio, “están enfocadas en publicar papers para subir en los rankings . Por eso esta apuesta de crear centros intermedios que no estén contaminados por estos rankings “, afirma.

En cuanto a la crisis económica que atraviesa Europa, Claude Puech, director ejecutivo de Inria Chile, asegura que no han sido tan afectados como otros países. “Afortunadamente la crisis no ha afectado el apoyo (estatal) a Inria. De hecho, en junio fui a Francia a hablar con el directorio de Inria y nos dieron más apoyo que el esperado”, cuenta.

Fraunhofer: creadores del mp3 y el balón de fútbol inteligente

Para Juanita Castañeda, coordinadora científica de Fraunhofer Chile Research, Chile no sólo tiene la estabilidad política y económica necesaria para motivar la llegada de distintos centros de innovación, sino que también el apoyo estatal para este tipo de iniciativas. “En ninguno de los otros centros del mundo hay un financiamiento basal tan fuerte como en Chile”, asegura. En la otra vereda, eso sí, ocurre lo contrario.

Llevan 18 meses instalados en Chile y el primer año lo dedicaron a darse a conocer entre las empresas. Hace poco firmaron su primer contrato.

Entre sus innovaciones cuentan el mp3 y un chip que insertan en los balones de fútbol para determinar si los goles son o no válidos, más conocido como el “balón inteligente”. Tiene alrededor de 18 mil investigadores repartidos en sus 80 centros, en distintos países.

Aunque en Alemania su portafolio abarca 60 gamas de conocimiento, “desde mecánica hasta ingeniería, pasando también por medicina”, en Chile partirán focalizados en acuicultura, energías renovables, nanobiología (aplicada a la agricultura) y biotecnología.

Parte de su modelo de trabajo es capacitar a su personal para que después de cuatro años partan del centro y lleguen a las industrias. A su vez, sólo el 10% de los investigadores que trabajan en Chile son extranjeros, por lo que Castañeda califica de “mito” el hecho de que cueste conseguir profesionales chilenos.

Billetes que pueden ir a la lavadora

Neal Wai Poi es el director de Csiro Chile, centro que, entre otras cosas, inventó el wifi y los billetes de polímeros. De ascendencia china, nació en Nueva Zelandia, donde creció. Estudió ingeniería en la Universidad de Auckland, de la que se recibió con honores. En Chile se instaló con su señora y sus dos hijos.

En busca de alimentosque duren más

Marian Geluk es la directora ejecutiva del Wageningen UR Chile. Experta en ciencias moleculares, viajó a Chile a comienzos de este año con su esposo y sus dos hijos, de 13 y 15 años. En Chile, tienen proyectos con empresas diversas, desde algunas pequeñas hasta Nestlé.

Detrás del mp3

Wolfgang Schuch, gerente general de Fraunhofer, centro que creó la tecnología que posibilitó el mp3, vivía en Vancouver y estaba meditando si jubilar o no cuando llegó la oportunidad de instalarse en Chile para dirigir el centro alemán. No lo pensó dos veces y se vino con su señora, mientras que su hijo se quedó en Canadá. ¿Cómo ha sido la experiencia? “Fantástica”, responde.

Con la seguridad de las tarjetas

Claude Puech es director ejecutivo del centro francés en Chile. A nuestro país decidió venir tras una destacada carrera en Francia: fue director científico de Inria, profesor universitario, ha publicado en prestigiosas revistas, entre otras actividades. Llegó en marzo con el objetivo de dirigir el centro por tres años, por lo menos.

http://www.mer.cl/Pages/SearchResults.aspx?ST=seguridad&SF=&SD=12-08-2012&ED=11-09-2012&NewsID=75712&IsExternalSite=False

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s