Assange se prepara para una larga y tediosa estadía en la embajada ecuatoriana en Londres

Fundador de WikiLeaks recibió el asilo diplomático por parte del gobierno de Rafael Correa:

El mundo tal vez esté observando una disputa que opone a la potencia “colonial” británica contra un agitado y presuntuoso país sudamericano, mientras que grupos de partidarios de WikiLeaks, policías y periodistas se instalan en las afueras de la embajada de Ecuador en Londres para seguir el conflicto desatado luego que Quito le otorgara asilo diplomático al polémico hacker Julian Assange.

El fundador de WikiLeaks, sin embargo, está aburrido.

Al interior del elegante edificio estilo victoriano de la embajada, que se ubica en el exclusivo distrito de Knightsbridge detrás de la lujosa tienda de departamentos Harrods, y que también alberga a miembros de la realeza árabe saudita y a ex primeros ministros norafricanos, Assange pasa las horas en una pequeña oficina que fue acondicionada como dormitorio. Tiene una lámpara de rayos ultravioleta para compensar la falta de luz solar, una máquina trotadora, conexión a internet y una cama. Todavía usa la pulsera electrónica que le impusieron como parte de sus condiciones de libertad bajo fianza.

“No se parece nada al Hilton”, describió Gavin MacFadyen, un simpatizante que se ha reunido con Assange en la embajada.

Algunos amigos señalan que el fundador de WikiLeaks está inquieto y tenso. Otros indican que está empezando a sentirse deprimido, tras pasar ya 59 días encerrado al interior del sofocante departamento de la embajada de 10 habitaciones, alejado de los sitios de entretención de la capital británica.

“Está aburrido, pero ¿usted no lo estaría si estuviera metido en un espacio pequeño durante dos meses?”, manifestó una fuente que trabaja con Assange.

Los amigos insisten que él está preparado para pasar un largo período de tiempo al interior del recinto, pero otros cuestionan su estado mental. En una visita a Ecuador el mes pasado su madre, Christine Assange, expresó: “Estoy preocupada por su salud, como lo estaría por cualquiera que tenga que permanecer encerrado y no hacer ejercicio ni ver la luz del sol”.

Assange, sin embargo, sí recibe visitas que “ponen música y lo animan a bailar”. Su asistente, Sarah Harrison, a menudo está ahí de noche junto con Joseph Farrell, un amigo muy cercano y vocero de WikiLeaks. También se ha reunido con casi todos los partidarios ricos que contribuyeron para juntar las 240 mil libras (US$ 376.000) de su fianza, entre éstos el periodista John Pilger y Vaughan Smith, quien alojó a Assange en Ellingham Hall, en Norfolk, por más de un año mientras llevaba su caso ante la Corte Suprema.

El fundador de WikiLeaks entró a la embajada de Ecuador el 19 de junio pasado, con lo que violó las condiciones de su libertad bajo fianza, que establecía que debía permanecer en el domicilio en el condado de Surrey de Sarah Saunders, una banquetera millonaria quien contribuyó con 200 mil libras para su fianza, entre las 10:00 de la noche y las 8:00 de la mañana.

Exactamente detrás de Harrods, la embajada ocupa la mitad del primer piso del edificio victoriano. Los vecinos de los cinco pisos superiores incluyen a miembros de la familia real saudita y a Mustafa Ben-Halim, ex Primer Ministro de Libia.

En el vestíbulo de la embajada cuelga una fotografía del Presidente ecuatoriano Rafael Correa, con quien Assange forjó una amistad. Su relación se hizo conocida en noviembre de 2010, cuando Kintto Lucas, viceministro de Relaciones Exteriores, le ofreció públicamente la residencia a Assange. El Mandatario le restó importancia a tal sugerencia, pero siguió apareciendo en el “Julian Assange Show” en la red de TV rusa pro Kremlin RT.

Estadía “indefinida”

Ayer Correa explicó el motivo para “proteger” a Assange: “El factor fundamental por el que se le ha otorgado el asilo diplomático es porque no se garantizó su no extradición a un tercer país, jamás para tratar de interrumpir las investigaciones de la justicia sueca sobre un supuesto delito, jamás”, señaló el Presidente, reiterando el argumento de que Quito temía que el hacker fuera extraditado a Suecia -donde está acusado de agresión sexual- sólo como paso intermedio para que sea luego enviado a EE.UU., donde podría enfrentar la pena de muerte por la difusión de cientos de miles de documentos secretos de Washington.

El Mandatario manifestó además que antes de otorgarle el asilo a Assange, su gobierno ya sabía que el Reino Unido no iba a concederle el salvoconducto para que pudiera salir del país, y que, por tanto, corría el riesgo de “quedarse indefinidamente” en la embajada ecuatoriana.

Pero Assange podría hacer alguna movida. La cuenta de Twitter de WikiLeaks anunció que Assange hablaría “afuera” de la embajada ecuatoriana el domingo, lo que hizo surgir algunas especulaciones de que daría un discurso desde una ventana o incluso al estilo Evita desde el balcón. WikiLeaks no estuvo disponible para entregar algún comentario, pero la Policía Metropolitana reiteró que Assange sería detenido en cuanto pueda ser arrestado legalmente.

http://www.mer.cl/Pages/SearchResults.aspx?ST=hacker&SF=&SD=24-07-2012&ED=23-08-2012&NewsID=69787&IsExternalSite=False

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s